febrero 22, 2016

Venta anticipada de La noche y su artificio, la última poesía de Cristina Peri Rossi en Uruguay.

Despositando $ 210 en la cuenta Abitab 59.412, o a través de la plataforma colaborativa Idea.me en http://www.idea.me/proyecto/38559/la-noche-y-su-artificio








 


El amor y su celebración, sus objetos y circunstancias, y en contraplano el paisaje del desamor: la presencia, al día siguiente, de lo que hubo. Y otra vez la voluntad de enamorarse, poner el cuerpo, pese a fronteras o exilios o estados de emergencia. Lo corporal, sensual, al servicio de un erotismo vivo, ajeno al laboratorio o la sola evocación.
Con libertad a ultranza, cercanos al lector, estos textos celebran, toman riesgos, se brindan y relatan, al mismo tiempo, el acontecimiento que significa el encuentro de los amantes, por fuera de fronteras o restricciones de tipo alguno.
Conviven en el poema materiales de diverso origen y abolengo, paisajes afectivos y urbanos, todos al servicio de una poética que no renuncia al canto. Diversas tonalidades son utilizadas por Cristina Peri Rossi para ofrecer al lector un testimonio más de la verosimilitud del amor.





Cristina Peri Rossi nació en Montevideo en 1941. Reside en Barcelona desde 1972 donde llegó como exiliada. Narradora, poeta y ensayista, su obra ha sido traducida a dieciocho lenguas. Su narrativa se inicia con Viviendo (Alfa, 1963) y culmina con Los amores equivocados (Menoscuarto Editores, España, 2015). Como poeta Evohé (Girón, 1971) fue su primer publicación. Su poesía va desde el lirismo erótico a la ironía más sutil, sin olvidar la crítica al patriarcado, al capitalismo y la injusticia.
Ha recibido el premio Quijote, en España, concedido por la Asociación de Escritores, por su libro Otra vez Eros. Obtuvo también el Ciudad de Barcelona por Babel bárbara (Lumen, 1992) y es la única mujer que ha ganado el Premio Internacional de Poesía Loewe, por su libro, Playstation (Visor, 2009). Una primera edición de La noche y su artificio fue editada en 2014 por la editorial española Cálamo. 


No hay comentarios: